Quiero cuidarme. Centrum te acompaña hacia una vida saludable.

Centrum te acompaña hacia una vida saludable. Sabemos que buscas mejor calidad de vida y relación con tu cuerpo. Por eso compartimos contigo toda la información que necesitas para verte y sentirte mejor.

Los jóvenes y la alimentación
09/02/2015

Los jóvenes y la alimentación

Ya desde hace algunos años los patrones alimentarios de los jóvenes vienen sufriendo modificaciones como consecuencia de factores sociales y económicos, propios sobre todo de las regiones urbanas, que se caracterizan por un ritmo de vida más acelerado.


Hay quienes afrontan las exigencias de una carrera universitaria, hay quienes deben cumplir largas jornadas laborales para conseguir un salario suficiente y hay incluso quienes trabajan además de estudiar.


Estas condiciones favorecen hábitos alimentarios desfavorables, que se caracterizan por 1:


  • Ingestas irregulares.
  • Salteo de comidas: las que más habitualmente se suelen omitir son el desayuno y el almuerzo, aunque muchas veces, las obligaciones de la vida diaria también hacen que no se realice la cena.
  • Picoteo entre horas: los alimentos que eligen en estos casos suelen ser poco nutritivos. En general prefieren snacks, que se caracterizan por ser ricos en azúcar y grasas.
  • Comidas fuera del hogar: en muchos casos, los lugares elegidos distan de ofrecer alimentos saludables. Prefieren aquellos que sirven comidas rápidas, ricas en calorías, grasa y sodio; y pobres en fibra y en nutrientes importantes como lo son las vitaminas y los minerales. Este patrón es uno de los colaboradores más importantes en la etiología de las enfermedades degenerativas de la adultez.

Estos hábitos favorecen principalmente el consumo de calorías vacías; o sea, alimentos con alta densidad energética, pero poca densidad nutricional, como son: dulces, golosinas, gaseosas2, fiambres, embutidos, hamburguesas, etc.,  dejando relegado el consumo de lácteos, verduras y frutas, que son alimentos de alta calidad nutricional por su importante aporte de vitaminas y minerales.


Además de verse favorecido el desarrollo de caries dentales, la consecuencia nutricional que estos hábitos acarrean en la población de jóvenes es principalmente la deficiencia de minerales como el calcio, el hierro, el zinc; y entre las vitaminas, la C, la A y el ácido fólico 1, 3.


Obviamente, el déficit de estos nutrientes puede contribuir a un bajo rendimiento académico y/o laboral.


Por eso, la recomendación sería modificar estos hábitos tan poco convenientes para la salud y garantizar el aporte en cantidad suficiente de los nutrientes que el organismo necesita según las recomendaciones para cada edad, sexo y etapa biológica.  Es recomendable el uso de un suplemento multivitamínico mientras cambiamos nuestros hábitos nutricionales 3.

1 Lorenzo J, Guidoni ME, Díaz M, Marenzi MS, Jorge J, Isely MB, Lasivita J, Lestingi ME, Busto Marolt MI, Neira L. Pautas de alimentación en el niño preescolar, escolar y adolescente. En: Nutrición pediátrica. Editorial Corpus, p: 143 – 160, 2004.

2 Torresani, ME. Cuidado nutricional del adolescente. En: Cuidado nutricional pediátrico. Editorial Eudeba, p: 677 – 693, 2005.

3 González MJ et al. El fenómeno del hambre oculta: El impacto sobre la salud de la deficiencia o insuficiencia crónica de micronutrientes. GALENUS, 2013. http://www.galenusrevista.com/El-fenomeno-del-hambre-oculta.html